Delegación de Misiones de Toledo

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Delegación de Misiones de Toledo

La Delegación Diocesana de Misiones de Toledo lanza por segundo año consecutivo #VeranoMisión

E-mail Imprimir PDF


La Rinconada del Tajo acogió la clausura del curso pastoral 2013 / 2014 de la Delegación Diocesana de Misiones de Toledo

La Delegación Diocesana de Misiones de Toledo lanza por segundo año consecutivo #VeranoMisión


Con la celebración litúrgica, que fue concelebrada por el Delegado de Misiones de Toledo y Director Diocesano de Obras Misionales Pontificias (OMP), Jesús López Muñoz, y por el misionero diocesano Mariano Merchán Serrano, se realizó también el envío de misioneros seglares que durante estos meses estivales realizarán labores misioneras en Perú (América) y Chad (África)

Toledo, 15 de junio de 2014

La Rinconada del Tajo (Toledo) ha vivido una jornada de júbilo y alegría misionera, haciéndose real y presente, como ha manifestado el Delegado de Misiones de Toledo, Jesús López Muñoz, “la alegría del Evangelio que nos invita a salir, acompañar, estar al servicio de entrega permanente para hacer llegar la Buena Nueva a todas las personas y a todos los rincones del mundo”. Una jornada que ha consistido en la clausura del curso pastoral 2013 / 2014 de la Delegación Diocesana de Misiones de Toledo, que fue realizada en la Biblioteca y en las Escuelas de La Rinconada del Tajo, así como el envío de misioneros seglares que durante los meses estivales realizarán labores misioneras en Perú (América) y Chad (África).

Acción de gracias es lo primero que ha querido manifestar el Delegado de Misiones, Jesús López, por los frutos y actividades realizadas durante el curso pastoral que ahora acaba, precisamente con el lanzamiento, por segundo año, de #VeranoMisión, el programa de actividades que se realiza durante los meses estivales, que compagina formación, con la participación en las actividades formativas de Obras Misionales Pontificias, y misión, con las acciones misioneras que seglares y religiosas de la Archidiócesis de Toledo realizarán en “Territorios de Misión”, demostrando el “dinamismo misionero” de una Diócesis que sale permanente al encuentro de los otros.

Agradecimiento que ha posicionado de manera particular en la presencia de los misioneros y misioneras, de los “mejores y más auténticos embajadores de la Archidiócesis de Toledo, nuestros misioneros”, que en la actualidad supone un número cercano a los 170 en todo el mundo. A ellos, y de manera puntual durante este verano, se suma un grupo de misioneros seglares, que bien sea por la Delegación de Misiones de Toledo o por Cáritas Diocesana de Toledo, participarán en diferentes proyectos concretos en Chad o Perú. En el envío misionero realizado, precisamente, han participado tanto voluntarios y misioneros de la Delegación de Misiones como del grupo de Cáritas Diocesana de Toledo que el próximo mes de agosto realizará una actividad de voluntariado en Perú.

El Delegado de Misiones a los misioneros seglares: “¡haceros uno con ellos!”

Durante el envío misionero, el Delegado de Misiones, Jesús López Muñoz, ha pedido a los seglares y religiosas que participarán durante este verano en actividades misioneras, que sepan “buscar a Dios en el hermano y en la hermana que necesitan de la Palabra y del Evangelio”. Es más, les animó a que hablen, “hablar con ellos, sentaros, compartir, no tengáis miedo en entrar en sus vidas, porque será vuestra vida, no sufráis temor porque vais en nombre de Jesucristo, no temáis afrontar las dificultades que se presenten, porque en ese compromiso os haréis uno con ellos”.

Desde la gratuidad que supone esta entrega, como también ha señalado Jesús López, ha recordado que “sois enviados por esta comunidad cristiana, sois enviados por la Delegación de Misiones de Toledo y por la Diócesis de Toledo, por lo que no debéis olvidar que nunca estaréis solos, porque contáis con nuestras oraciones, con nuestro apoyo y sobre todo con la presencia de Jesucristo que os hace discípulos misioneros”. En ese sentido, recordó la Exhortación Apostólica Evangelii Gaudium, en la que el Papa Francisco afirma que “todo cristiano es misionero en la medida en que se ha encontrado con el amor de Dios en Cristo Jesús; ya no decimos que somos “discípulos” y “misioneros”, sino que somos siempre discípulos misioneros”.

Precisamente desde el acompañar y el nunca estar solos, también quiso aseverar Jesús López que “los discípulos misioneros acompañan a los discípulos misioneros”, para dejar clara la vivencia del Evangelio que sitúa a los enviados a la Misión en la Alegría del Evangelio.

La clausura del curso pastoral concluyó con la entrega de la memoria del mismo, acompañado del visionado de una memoria visual que recoge todo lo vivido durante los pasados meses. Desde la Delegación de Misiones de Toledo, en palabras del Delegado de Misiones, también se hizo llegar un saludo fraterno del Arzobispo de Toledo y Presidente de la Comisión Episcopal de Misiones y de Cooperación con las Iglesias, Monseñor Braulio Rodríguez Plaza, y del Obispo Auxiliar de Toledo, Monseñor Ángel Fernández Collado. El Arzobispo de Toledo, Rodríguez Plaza, de manera particular quiso unirse a la celebración litúrgica y hacer llegar su cercanía a los misioneros seglares que en este día estaban siendo enviados para manifestar la acción misionera de la Archidiócesis de Toledo.

Fotografías (más fotografías en el siguiente enlace https://www.dropbox.com/sh/gc54azqu2brjz4u/AABZPnt5bQxRK6MjRPMGnUUoa) :

  • Clausura Misiones 1: Algunos de los misioneros seglares que participarán este año en #VeranoMisión

  • Clausura Misiones 2: Misioneros, misioneros seglares, miembros de la Delegación de Misiones y todo el pueblo de La Rinconada del Tajo se unieron en este día de fiesta y celebración

  • Clausura Misiones 3 y 7: La Iglesia de La Rinconada del Tajo se llenó para vivir la “Alegría del Evangelio” junto a los misioneros”

  • Clausura Misiones 4: Misioneros seglares durante su oración de envío misionero

  • Clausura Misiones 5, 6, 10: Diferentes momentos de la celebración litúrgica de envío misionero

  • Clausura Misiones 8 y 9: Entrega de las memorias del Curso Pastoral de la Delegación de Misiones de Toledo

Última actualización el Martes, 17 de Junio de 2014 05:39
 

Carta Misionera

E-mail Imprimir PDF

Queridos sacerdotes amigos y laicos con vocación o inquietud misionera.

Estamos terminando el curso y seguro que muchos de vosotros estáis planteando vuestras merecidas vacaciones. En la agenda personal habrá un espacio de días para retiraros algún lugar donde el cuerpo repose y el alma se llene un poco más de Dios.

Desde la Delegación de Misiones os deseamos unas felices vacaciones. Pero queremos que tengáis en cuenta también la posibilidad de dedicar ese tiempo al trabajo y la ayuda en algún territorio de misión donde hacemos muchísima falta. Especialmente los sacerdotes es mucho el bien que podríamos hacer a nuestros hermanos sacerdotes y a infinidad de grupos y personas que allí nos esperan. Es cuestión de pensarlo y replantear nuestras agendas para pasar unos días allí donde otros hermanos nuestros están trabajando. Es una sugerencia, pero también es una urgente necesidad.

Todos sabéis, mejor, todos sabemos, que la vocación está en función de la misión. Somos llamados y se nos dice para qué. Somos elegidos para la misión. No nos viene mal a ninguno renovar nuestro entusiasmo en aquellas iglesia jóvenes donde encontraremos muchas situaciones que removerán nuestra forma de hacer las cosas o vivir nuestro ministerio.

Animaos queridos sacerdotes con esta causa. Sería genial que nuestra Diócesis de Toledo pudiera contar con un buen grupo de vosotros, acompañados por algunos laicos, que durante este verano pasaran algún tiempo en la misión.

He escuchado estos días pasados decir al máximo responsable de OMP en Roma que “los misioneros son la voz profética de la Iglesia… Los misioneros son aquellos que todavía creen en la utopía evangélica”

Está en juego la salvación de la humanidad. No es cualquier cosa. Es un llamado apremiante.

“La Iglesia para ser y sentirse viva debe estar siempre pronta a trasladar las tiendas” (Mons. Protase Rugambwa) Traslademos nuestras “tiendas de verano” allá donde nos necesitan. Seamos valientes.

El próximo sábado 14 de Junio, en La Rinconada de Tajo, a las doce de la mañana, haremos la celebración del envío misionero. Sale un buen grupo a otros países. Acompañémoslos con nuestra presencia. Que se sientan enviados, acogidos y acompañados en la celebración de la Eucaristía. Estáis todos invitados.

                                                                                         DELEGACION DE MISIONES

 

Asamblea de OMP España 2014

E-mail Imprimir PDF

La Asamblea de Obras Misionales Pontificias de España, dedicada a la a la Vocación Misionera ad gentes

Con el lema “La vocación misionera ad gentes”, del 19 al 21 de este mes de mayo, se celebrarán en Madrid las Jornadas Nacionales de Delegados diocesanos de Misiones y la Asamblea Nacional de Directores Diocesanos de las Obras Misionales Pontificias.

 

Este encuentro de formación misionera de los principales responsables de la cooperación misionera en las diócesis está organizado, conjuntamente, por la Comisión Episcopal de Misiones y Cooperación entre las Iglesias y la Dirección nacional de las Obras Misionales Pontificias.

Se trata de una cita anual con el objetivo prioritario de reflexionar sobre la vocación misionera ad gentes, como la principal forma de cooperación misionera entre las Iglesias; intercambiar experiencias sobre la formación, envío y acompañamiento de las vocaciones misioneras; estudiar y aprobar, si procede, el ejercicio económico 2013 de las Obras Misionales, y elaborar conjuntamente las líneas de inspiración del programa de acción para el próximo curso y la Jornada del DOMUND.

El programa de este año se centra en la vocación misionera ad gentes. Esta cuestión será abordada desde distintos ángulos y verificada en la entrega generosa de los misioneros. Vocaciones que son suscitadas, formadas, enviadas y acompañadas desde la diócesis. Otros temas, como la celebración del DOMUND, la relación con los medios de comunicación, la presentación y aprobación de la memoria económica y pastoral de las Obras Misionales Pontificias, tienen también su espacio en las Jornadas.

Comenzarán el lunes 19 de mayo, a las 4,30 de la tarde con la oración y presentación de las jornadas por parte del presidente de la Comisión Episcopal de Misiones, Mons. Braulio Rodríguez, y del director nacional de las Obras Misionales, Anastasio Gil.

A continuación, el arzobispo presidente de las Obras Misionales Pontificias, Mons. Protase Rugambwa, desarrollará la conferencia “No hay misión sin misioneros. Actualidad de los territorios de misión”. Le seguirá el testimonio misionero de Esteban Aranaz, misionero Fidei Donum en China.

La segunda jornada de este encuentro comenzará a las 10 de la mañana con la conferencia “La vocación misionera ad gentes. Fundamentación antropológica y eclesiológica” de la mano de la misionóloga María Jesús Hernando. Después de un tiempo dedicado a varias experiencias vocacionales, intervendrá el Secretario General de la Conferencia Episcopal Española, José María Gil Tamayo, que hablará sobre “Los medios de comunicación al servicio de la misión”. Por la tarde, entre otras cuestiones, la misionera de Cristo Jesús en Filipinas, Cristina Castillo, dará su testimonio misionero.

El miércoles, último día de esta asamblea, se trabajará sobre el próximo Domund y el mensaje del papa Francisco sobre esta jornada misionera. El director nacional, Anastasio Gil, después de presentar la Memoria pastoral y económica, clausurará estas Jornadas.

Según ha manifestado Anastasio Gil, “estas Jornadas se celebran en un clima de convivencia fraterna donde los tiempos libres, los momentos de oración y las actividades lúdicas contribuirán a reforzar la amistad y el compromiso solidario de todos con la misión. La presencia de los Obispos de la Comisión Episcopal favorece que los delegados diocesanos puedan conversar con ellos sobre la realización de su trabajo en las diócesis”.

 

Asamblea General OMP Roma

E-mail Imprimir PDF

El Papa las Obras Misionales Pontificias: La Evangelización está llamada a empezar por los últimos"

"La acción misionera es el paradigma de cualquier obra de la Iglesia", ha dicho el Santo Padre a los participantes en el encuentro de las Obras Misionales Pontificias que ha tenido lugar en Roma del 5 al 10 de mayo.

 

El Papa ha recordado que con su exhortación apostólica ''Evangelii gaudium'' quiso invitar a todos los fieles a una nueva estación evangelizadora. ''Evangelizar en este tiempo de grandes transformaciones sociales -ha dicho- requiere una Iglesia misionera, toda en salida, capaz de discernir y confrontarse con las diversas culturas y visiones del hombre. En un mundo en transformación hace falta una Iglesia renovada y transformada de la contemplación y el contacto personal con Cristo por la potencia del Espíritu...El nos da fuerza para emprender el camino misionero y la alegría del anuncio para que la luz de Cristo ilumine a todos los que todavía no lo conocen o lo han rechazado. Por eso nos piden el valor de 'llegar a todas las periferias que necesitan la luz del Evangelio''. No nos pueden detener ni nuestras debilidades, ni nuestros pecados, ni tantos impedimentos puestos al testimonio y a la proclamación del Evangelio''.

Después ha reiterado que la Iglesia, ''misionera por su naturaleza, tiene como prerrogativa fundamental el servicio de la caridad a todos'' y que ''la fraternidad y la solidaridad universal son connaturales a su vida y a su misión en el mundo y por el mundo''. La evangelización que 'debe llegar a todos está llamada, sin embargo, a partir de los últimos, de los pobres, de los que tienen la espalda doblada por el peso de la fatiga y de la vida. Haciendo así la Iglesia prolonga la misión de Cristo mismo''.

La Iglesia es ''el pueblo de las bienaventuranzas, la casa de los pobres, de los afligidos, de los excluidos y perseguidos, de los que tienen hambre y sed de justicia'' y a los representantes de las obras misioneras se les pide que actúen para que las comunidades eclesiales ''acojan con amor preferente a los pobres, dejando abiertas las puertas de la Iglesia para que todos entren y encuentren refugio''.

Las Obras Misionales Pontificias son ''el instrumento privilegiado que llama a la ''missio ad gentes'' y se ocupa de ella con generosidad y el Papa invita a sus miembros a ''promover la corresponsabilidad misionera'' porque hacen mucha falta sacerdotes, consagrados y laicos que ''aferrados por el amor de Cristo, estén marcados con el fuego de la pasión por el Reino de Dios y disponibles a encaminarse por la senda de la evangelización''.

 

Vatican Information Service, 9 de mayo de 2014

Para leer el discurso completo del Papa Francisco a los Directores Nacionales de OMP: http://ompes.blogspot.com.es/2014/05/el-papa-la-asambleageneralomp.html

 

Toledo acoge el encuentro de delegados de la zona centro de Obras Misionales Pontificias

E-mail Imprimir PDF

El Delegado de Misiones de la Archidiócesis de Toledo, Jesús López Muñoz, agradece a sus homólogos de la zona centro de Obras Misionales Pontificias (OMP) su asistencia al encuentro, que además tuvo diferentes visitas enmarcadas en la conmemoración del Año del Greco, como fueron la Catedral y la Parroquia de Santo Tomé.

“La vocación misionera es clave para la profundización y vitalidad de nuestras comunidades cristianas”, de este modo se ha dirigido el Obispo Auxiliar de Toledo, Monseñor Ángel Fernández Collado, a los Delegados Diocesanos de Misiones y Directores Diocesanos de Obras Misionales Pontificias (OMP), que han celebrado en Toledo un encuentro de la zona centro de OMP, en la que se han establecido acciones conjuntas de animación misionera y se ha evaluado el trabajo de cada una de las Delegaciones de Misiones, con vistas a la próxima celebración de la Asamblea Nacional de OMP en Madrid.

Por ello, Monseñor Ángel Fernández Collado recordaba como el Papa Francisco, en su Exhortación Apostólica Evangelii Gaudium, nos invita a vivir una “pastoral decididamente misionera”, cuya tarea “sigue siendo la fuente de la mayores alegrías para la Iglesia”, y en cuyo ámbito circunscribió el Obispo Auxiliar de Toledo la acción y el trabajo de las Obras Misionales Pontificias, que tanto trabajo desarrollan en la Diócesis y a las que dedicó, en las personas de los Delegados Diocesanos, un agradecimiento a la vez que invitación para que sigan promoviendo la animación misionera.

Nos encontramos, también destacó Fernández Collado, ante desafíos siempre nuevos de la misión evangelizadora de la Iglesia, destacando que todos estamos y somos llamados a una nueva “salida misionera”, por lo que pidió que siempre vivamos una “comunión misionera que nazca de la alegría del Evangelio y del encuentro con el Señor”.

Por su parte, el Delegado de Misiones de la Archidiócesis de Toledo, Jesús López Muñoz, agradeció a sus homólogos de la zona centro de Obras Misionales Pontificias (OMP) su asistencia al encuentro, que además tuvo diferentes visitas enmarcadas en la conmemoración del Año del Greco, como fueron la Santa Iglesia Catedral Primada y la Parroquia de Santo Tomé. López Muñoz destacó que la “dinámica misionera” es esencial, puesto que “la Iglesia es misionera por naturaleza”.

 

Toledo y Perú destacan el compromiso misionero con las Diócesis de Lurín y Moyobamba

E-mail Imprimir PDF

Durante la celebración en la Puebla de Montalbán (Toledo) de la Eucaristía en acción de gracias presidida por Monseñor Salvador Piñeiro, Presidente de la Conferencia Episcopal Peruana

Toledo y Perú destacan el compromiso misionero con las Diócesis de Lurín y Moyobamba

El Arzobispo de Ayacucho y Presidente de la Conferencia Episcopal Peruana, Monseñor Salvador Piñeiro, ha estado acompañado por el Delegado Diocesano de Misiones de Toledo, y párroco de La Puebla de Montalbán, Jesús López Muñoz

Las Diócesis de Lurín y Moyobamba, en Perú, están vinculadas por veinte y diez años, respectivamente, con la Archidiócesis de Toledo. Una vinculación misionera que establece una relación fraternal de estas diócesis peruanas con la toledana, lo que ha motivado la visita y encuentro del Arzobispo de Ayacucho y Presidente de la Conferencia Episcopal Peruana, Monseñor Salvador Piñeiro, con el Delegado Diocesano de Misiones de la Archidiócesis de Toledo, Jesús López Muñoz.

En la Eucaristía en acción de gracias, celebrada en la parroquia de La Puebla de Montalbán (Toledo), Monseñor Salvador Piñeiro ha renovado el compromiso misionero entre Perú y Toledo, agradeciendo la presencia de tantos misioneros toledanos, en lo que ha destacado como un “gesto de la universalidad de la Iglesia Católica”. En ese sentido, también ha querido agradecer la solidaridad que se establece “entre hermanos en la fe” que logra “renovar el espíritu misionero”.

Monseñor Piñeiro también ha destacado como la causa misionera debe ser la primera de la Iglesia, porque la salida misionera es el paradigma de toda obra de la Iglesia, como representa el trabajo de los misioneros de Toledo en Lurín y Moyobamba. Estos misioneros, también ha querido señalar Monseñor Piñeiro, “son la alegría del Evangelio, son la alegría misionera que llena nuestra vida como comunidad de discípulos, como familia en la misión”.

El Delegado de Misiones de Toledo, Jesús López Muñoz, que estuvo por más de ocho años trabajando en Lurín, en el ámbito de la misión diocesana de Toledo, ha agradecido de manera especial la presencia de Monseñor Salvador Piñeiro en La Puebla de Montalbán, destacando que debemos continuar avanzando en la conversión misionera, porque la “creatividad misionera nos hace estar constantemente al servicio de Jesucristo para encontrarnos con nuestros hermanos”, aseverando que “es lo que seguimos haciendo en Lurín y Moyobamba, como bien ha expresado Monseñor Salvador Piñeiro, y en otros lugares del mundo, donde nuestros misioneros reflejan el espíritu y la vocación misionera en la que siempre ha estado dispuesta la Archidiócesis de Toledo”.



 

Peticiones Mayo 2014 - Grupo Oración Misionera

E-mail Imprimir PDF

Grupo de Oración Misionera

Peticiones mes de Mayo

  • Para que María, Estrella de la Evangelización, guie la misión de la Iglesia de anunciar a Cristo a todos los pueblos”

QUE EL SEÑOR SIGA BENDICIENDO LA NUEVA CASA DE RETIROS, SAGRADA FAMILIA DE LURÍN, PARA QUE SIGA DANDO MUCHOS FRUTOS

Intenciones desde el Seminario Mayor “San José” de Lurín (Perú):

  • Vocaciones sacerdotales autóctonas y profesores para el seminario.

  • Sacerdotes para cubrir las Parroquias de la Diócesis de Lurín.

  • Por las iniciativas de nueva evangelización en la Diócesis de Lurín.

  • Oraciones por el nuevo Seminario de Lurín que se inauguró el pasado día 19 de marzo.

Intenciones desde la Prelatura de Moyobamba):

  • Por los seminaristas de seminario Mayor y Menor.

  • Continúa la petición de vocaciones y sacerdotes para la misión.

  • Oración por la ordenación de un nuevo Sacerdote y un Diacono.

Intenciones desde la Diócesis de Lurín:

  • Oraciones por Angelina, una niña de 13 años que tiene leucemia y que está muy grave, para que el Señor la llene de paz a ella y a su familia.

  • Oraciones por la niña Noemí “corazón valiente”, que ha nacido con una alteración en el cerebro, y no puede hablar, ver, ni caminar. Que el señor fortalezca a sus padres.

  • Oraciones por Nino, hermano de un sacerdote peruano recién ordenado, que está muy enfermo y no saben la enfermedad que tiene.

  • Por la comunidad católica que apoya y alimenta a un grupo de indigentes, para que el Señor se haga cada vez más real en ellos y puedan encontrar el cariño que tanto anhelan.

Intenciones desde la Diócesis de Moyobamba:

  • ATENCIÓN; Necesidad urgente de oración y ayuda económica para una chica sin recursos, que fruto de una violación está a punto de ser madre.

Intenciones desde el Seminario menor de Lubumbashi (Congo):

  • Por los 60 chicos que disciernen su vocación

  • Para que el Señor bendiga y prepare a los tres nuevos diáconos y los dos nuevos sacerdotes que han sido ordenados.

Intenciones desde Benín (África):

  • Oraciones para que el Señor cuide a sus Pastores y Religiosas y para que puedan seguir desempeñando su trabajo en esas duras condiciones.

Intenciones desde Cuba:

  • Oraciones para que el Señor cuide a sus sacerdotes, religiosos y religiosas y puedan continuar su labor evangelizadora. Especialmente por la pequeña capilla que se ha levantado de nuevo en la zona de “Vitoria” en el pueblo de Yaguajay, tras muchos años de estar cerrada a causa de un incendio.

Última actualización el Viernes, 02 de Mayo de 2014 11:29
 

La Pascua en medio de la desolación - David Rolo Cabello

E-mail Imprimir PDF

LA PASCUA EN MEDIO DE LA DESOLACIÓN

He tenido la oportunidad de vivir esta Pascua 2014 en el contexto de la zona cero del gran incendio de Valparaíso, Chile. Estoy en estas tierras haciendo una visita a nuestra casa de formación en Santiago, ya que soy de Toledo y actualmente vivo en Roma. El sábado 12 de abril se desató un terrible incendio en varios cerros de la bella ciudad de Valparaíso. Con preocupación nos llegaban las noticias acerca de las dificultades para hacerle frente, ya que el viento, la peculiaridad de las construcciones (mayoritariamente de madera) y la dificultad de acceso rápido para los bomberos hacían muy complicada las labores de extinción. Las cifras de afectados que llegaban dejaban entrever ya una catástrofe de grandes dimensiones, en un país ya de por sí bastante castigado por los terremotos.

Desde la Conferencia de religiosos de Chile llegó la petición de ayuda a los religiosos y religiosas presentes en el país, ya que desde todos los puntos del mismo se movilizaron rápidamente grandes grupos de voluntarios para ayudar en la zona, y como Iglesia era necesario hacerse también presentes. El hecho de “estar de visita” me hacía estar más disponible, ya que para mis compañeros de Santiago esas fechas de Semana Santa eran de muchos compromisos imposibles de dejar. En coordinación con mis hermanas, las Misioneras del Verbum Dei presentes en Viña del Mar (ciudad vecina a la zona afectada), el miércoles santo me subí a un autobús rumbo a Valparaíso. La petición de ayuda de la Conferre iba encaminada a poder crear equipos de ayuda espiritual que atendieran los ocho albergues que acogían a las numerosas personas que habían quedado sin casa (las cifras oficiales hablan de 2800 damnificados, pero a ninguno de los que estuvimos allí se nos escapa que son muchas más. Un militar con el que hablé valoraba en cerca de 5000 casas quemadas, y por poca gente que viviera en cada una, fácilmente llegamos a cifras en torno a las 15.000 personas que han perdido sus casas y todas sus pertentencias). Se nos pedía ofrecer en dichos albergues soporte humano y espiritual, oración y las celebraciones propias de la Semana Santa. Ese mismo día por la noche, el sacerdote encargado de la coordinación diocesana de esta iniciativa nos llamaba por teléfono para comunicarnos una triste noticia: las autoridades no permitían la presencia de esos equipos en los albergues de acogida, alegando a cuestiones de seguridad y a que ya estaba todo organizado para ayudar a los damnificados y no había espacio para la presencia de la Iglesia. En ese momento a mis hermanas y a mí nos llegó un fuerte sentimiento de incredulidad y rabia, porque no lográbamos entender las razones que se nos daban. Había espacio en aquellos albergues para todo tipo de iniciativas, todas ellas muy generosas y creativas, pero no había lugar para el acompañamiento espiritual de la gente… No salíamos de nuestro asombro.

Nos sentimos impulsados a no quedarnos con los brazos cruzados, y al día siguiente pudimos subir directamente a la zona afectada acompañados por el sacerdote coordinador. “Si no nos dejan ayudar abajo en los albergues, seguramente arriba en los cerros habrá mucho que hacer”, nos dijimos. Sorteando los numerosos controles policiales y militares que restringían el acceso vehicular, logramos subir al Cerro la Merced, donde se había mantenido en pie la capilla del lugar, dedicada a San José Obrero y atendida por los Salesianos. Antes de subir habíamos dialogado sobre la posibilidad de visitar a las familias afectadas en el mismo lugar del incendio, y tratar de llevar adelante las celebraciones de Pascua previstas, para que la comunidad cristiana del cerro pudiera, al menos, asistir a los oficios y encontrar en Cristo muerto y resucitado el apoyo que necesitaban.

No creo poder describir en este breve testimonio la escena que pudimos contemplar cuando conseguimos llegar a lo alto del Cerro. La imagen que más puede acercarse es la de una zona bombardeada en un territorio de guerra. La devastación era total, y la mezcla de escombros, ceniza y polvo hacía de aquel lugar un escenario casi apocalíptico. Miles de voluntarios se sumaban con su esfuerzo y generosidad a las labores de desescombro, ya que la magnitud del incendio y la sucesiva explosión de las bombonas de gas había hecho que todo se hubiera convertido en escombros. Hierros calcinados, cristales, restos de techos de hojalata… Como decía más arriba, realmente como una zona bombardeada en pleno conflicto bélico. Llegamos a la capilla en cuestión, nos presentamos a los encargados de la misma, y ofrecimos nuestros servicios como unos voluntarios más. Todos los días de Semana Santa estuvimos subiendo a la zona afectada. En medio de los ingentes trabajos de limpieza, nuestra primera labor se centró en visitar a aquellas personas que, ya sea por edad, por enfermedad o por otras razones, no podían trabajar, y estaban allí, sentados bajo el sol donde antes habían estado sus casas, esperando que llegara la ayuda que necesitaban y “custodiando” las pocas cosas que les habían quedado, o, más bien, las cosas que les habían ido llegando tras el incendio, ya que no les quedaba absolutamente nada ya que todo había sido consumido por las llamas. Y cuando digo “nada” no estoy recurriendo a ninguna hipérbole expresiva… Nada es nada: ni casa, ni propiedades, ni ropa, ni utensilios, ni comida, ni papeles de propiedad o de identificación personal, etc. Con ellos (porque el que podía trabajar, bastante tenía ya con hacerlo y no estaba como para atendernos a nosotros) nos sentábamos un rato, a permitirles hacer algo que hasta ese momento no habían podido hacer: expresarse, contarnos cómo se sentían, sacar la rabia, y llorar… Habría muchas experiencias que contar, rostros e historias concretas, pero sería muy largo hacerlo.

El segundo de nuestros trabajos era la colaboración en el centro de acopio que se había montado en la capilla: recibir las donaciones que llegaban, clasificarlas y distribuirlas a los que se acercaban con la esperanza de recibir algo. Se nos unieron dos religiosas de la Consolación, a las que, como a mí, el incendio les llegó estando de paso en Chile, y que se habían ofrecido para echar una mano. Así, nuestro humilde intento era recibir con una sonrisa y con la mayor empatía posible a cada de las personas que venían a pedir, interesarnos por su situación, permitirles expresarse y, en la medida que podíamos, darles una palabra de aliento, mientras les proporcionábamos algo de despensa, ropa, medicamentos, etc.

Y por último estaba la cuestión celebrativa: vivimos con ellos las celebraciones de Semana Santa, en un contexto tan existencialmente cercano a la Pasión de Jesús. El jueves santo, aquel panorama de desolación, y el trabajo de los miles de voluntarios, era la expresión concreta de un inmenso “lavatorio de los pies”, en el que las manos de todos los que estaban colaborando generosamente eran como las manos del Maestro lavando los pies de los suyos. El Via Crucis del viernes, en medio de aquellas montañas de escombros nos recordaba ese Cristo crucificado de hoy, que sufre y experimenta el dolor. Y, cómo no, aquella cruda y profundamente vivida Vigilia Pascual, donde el gesto de encender el fuego nuevo en un contexto donde todavía olía a humo y se respiraban cenizas, cobraba un sentido cargado de pasión y a la vez de esperanza. En medio de aquella capilla medio chamuscada, la voz angelical de la joven que cantó en pregón pascual hizo que a todos se nos saltaran las lágrimas, y al final, la presencia de Cristo resucitado hizo que todos los asistentes salieran con un ánimo renovado para emprender la reconstrucción total de aquel lugar, contando no sólo con sus fuerzas sino con la de Aquel que fue capaz de vencer a la muerte.

Queda un largo camino que recorrer a partir de ahora. Los voluntarios ya hemos ido dejando la zona cero y volviendo a nuestros hogares. Es hora de que las autoridades den un paso al frente y asuman la situación. Personalmente necesitaré tiempo para digerir una experiencia tan llena de contrastes, pero convencido que nuestra presencia allí fue un signo de la presencia de la Iglesia entre los que sufren, y sobre todo de la predilección de Dios por los más pequeños y castigados.

 

David Rolo Cabello

Sacerdote de la Fraternidad Misionera Verbum Dei

 

Dos Papas "Misioneros por vocación"

E-mail Imprimir PDF

La Iglesia canoniza a los papas Juan XXIII y Juan Pablo II el mismo día que se celebra en España la Jornada de Vocaciones Nativas.
La Pascua de este año luce de modo especial, dos "misioneros por vocación", los papas Juan XXIII y Juan Pablo, serán canonizados el 27 de abril, el mismo día en el que celebramos en España la Jornada de las Vocaciones Nativas. Vamos a aprovechar esta feliz coincidencia.
Los santos Juan XXIII y Juan Pablo II manifestaron una especial sensibilidad hacia la obra misionera de la Iglesia, tal y como lo muestran en sus encíclicas Princeps Pastorum, escrita por Juan XXIII en 1959, y Redemptoris Missio (1990) de Juan Pablo II.
Ambos apoyaron con decisión la Obra de San Pedro Apóstol fomentando, cuidando y ayudando a las vocaciones nativas, verdadero motor en el crecimiento de las comunidades cristianas en los territorios de Misión. Su contacto con las iglesias particulares les ayudó a valorar la riqueza de las diversas culturas, en donde surgen los evangelizadores apropiados que transmiten la palabra de Dios a los suyos y los enriquecen con los sacramentos. Conste aquí nuestro agradecido homenaje.
También nosotros debemos apostar por el desarrollo de las Vocaciones Nativas, son quienes mejor pueden transmitir la alegría del Evangelio en sus propios pueblos.
Juan XXIII: “Doquier nos apremia la urgente necesidad de procurar la salvación de las almas en la mejor forma posible; doquier surge la llamada “¡ayúdanos!” (Hch. 16,9) que llega a nuestros oídos” (PP, 3)
Leer artículo de Juan XXII sobre Vocaciones Nativas: "Con visión de futuro"
Juan Pablo II: “En la diversidad de las culturas y la unidad fundamental de toda la Iglesia, el ministerio sacerdotal puede ejercerse ahora del modo más apto a la idiosincrasia de cada pueblo. Queda aún mucho camino por recorrer para que el conjunto de las diócesis pueda disponer de suficientes sacerdotes autóctonos, y la presencia de los misioneros extranjeros es aún indispensable” (Carta, 2)
Leer artículo de Juan Pablo II sobre Vocaciones Nativas: "No cerremos nuestro corazón"

Francisco: “Frente a la tentación de las comunidades de cerrarse en sí mismas… la missio ad gentes testimonia proféticamente que la vida de la Iglesia y de las Iglesias es misión, y es misión universal”.
Leer mensaje del Papa Francisco para la Jornada de Oración por las vocaciones: "Testimonio de verdad"

 

Más de 600 personas en el Festival de la Canción Misionera de la Archidiócesis de Toledo

E-mail Imprimir PDF

En el Festival de la Canción Misionera de la Archidiócesis de Toledo en el que han participado más de 600 personas

El Arzobispo de Toledo pide a los niños y jóvenes de la Infancia Misionera que trabajen por “todos los niños de otras partes del mundo y con todos los misioneros”

Doce grupos musicales de Colegios, Parroquias y movimientos llegados de toda la Diócesis de Toledo hacen realidad el lema “ser misioneros con el canto”, convocados por la Delegación Diocesana de Misiones de Toledo y la Dirección Diocesana de Obras Misionales Pontificias.

“Es la hora de la misión...”, ahora más que nunca es la “hora de la misión”, es la canción con la que el Arzobispo de Toledo, Monseñor Braulio Rodríguez Plaza, ha unido su voz a los más de 600 participantes del Festival de la Canción Misionera de la Archidiócesis de Toledo, organizado por la Delegación Diocesana de Misiones de Toledo y la Dirección Diocesana de Obras Misionales Pontificias. Monseñor Braulio Rodríguez ha pedido a todos los niños y jóvenes que cantaran con él, por todos los misioneros y misioneras que están repartidos por todo el mundo, y que en el caso de Toledo son más de 170.

De igual modo, Monseñor Braulio Rodríguez ha recordado que “hoy estamos viviendo la Infancia Misionera”, en unión con “los niños de otras partes del mundo y con todos los misioneros”, enfatizando que “no nos podemos quedar aquí viendo, simplemente, cómo pasan las cosas sin hacer nada”. Además, dirigiéndose a todos los participantes les ha recordado que “cuando vosotros cantáis y os lo paséis bien, tenéis que recordar a todos los niños que no tienen las mismas condiciones de vida que nosotros”, por ello, “todos los que estáis aquí tenéis que pensar que no les pasa a otros niños lo que vosotros vivís”.

El Arzobispo de Toledo ha destacado que “son muchos los misioneros que están en todas las partes del mundo para que estos niños puedan crecer” con dignidad. Aseverando que “por eso es importante lo que vosotros vais a hacer, es muy importante, pero cuando volváis a vuestros pueblos, tenéis que decir que habéis sido enviados a la viña por el Señor, una viña en la que todos caben, una imagen que pone Jesús, como la de la barca en la que todos vamos juntos”.

Acabó Monseñor Rodríguez Plaza destacando que la “Infancia Misionera hace presente una verdadera red de solidaridad humana y espiritual entre los niños del mundo”, como refleja este Festival de la Canción Misionera, en el que todos los participantes ponen con su canción y testimonio un “granito de arena para transformar el mundo con el mensaje alegre y esperanzador del Evangelio”.

“Es la alegría del Evangelio”, como también ha destacado el Delegado de Misiones de la Diócesis de Toledo, Jesús López Muñoz, encargado de anticipar en la palabra al Arzobispo de Toledo para presentar a los doce grupos que han participado en el Festival. Este año han participado de la Parroquia “San Pedro Apóstol” de Olías del Rey, el Colegio “San Juan Bautista” de Toledo, la Parroquia “San José Obrero”, de Toledo, la Parroquia “Santo Domingo de Guzmán”, de Valmojado, la Parroquia “San Estebán Protomártir”, de Lominchar, el Colegio “Conde de Orgaz”, de Orgaz, el Grupo Oasis de Toledo, la Parroquia “Santísimo Sacramento” de Torrijos, la Parroquia “Nuestra Señor de la Asunción” de Villafranca de los Caballeros, la Parroquia San Juan Bautista de Yuncos, la Parroquia “San Andrés Apóstol”, de Miguel Esteban, y el Coro de la Capilla del Cristo de la Parroquia de Mora.

En este Festival de la Canción Misionera, que ha estado presentado por José Miguel Seguido, cantautor cristiano, también han participado el Misionero diocesano Padre Mariano Merchán, y el Párroco del Valmojado, Padre Enrique del Álamo, que acaba de regresar de la Misión en Moyobamba (Perú).

Todos los participantes han recibido un marcapáginas, con el mensaje del Papa Francisco, con su frase “¡Sean misioneros de la alegría!”, además de un diploma acreditativo de participación por parte de la Delegación de Misiones de Toledo.

Enlaces fotografías:

 

Festival Cancion Misionera 2014

E-mail Imprimir PDF

El próximo sábado, 5 de abril, en el Salón de Actos “Jesús Hornillos” del Colegio Nuestra Señora de los Infantes en Toledo

El Festival de la Canción Misionera reunirá a más de 400 niños y jóvenes de la Infancia Misionera

Esta edición, convocada con el lema “Ser misioneros con el canto”, contará con las palabras iniciales del Arzobispo de Toledo, D. Braulio Rodríguez Plaza

 

            Un año más la Delegación Diocesana de Misiones de Toledo y la Dirección Diocesana de Obras Misionales Pontificias han organizado el Festival de la Canción Misionera, que bajo el lema “Ser misioneros con el canto” se celebrará el próximo sábado, 5 de abril, de 10:30 a 13:30 horas en el Salón de Actos “Jesús Hornillos” del Colegio Nuestra Señora de los Infantes en Toledo.

 

Última actualización el Miércoles, 02 de Abril de 2014 10:55 Leer más...
 

OMP Toledo y el Instituto Español de Misiones Extranjeras

E-mail Imprimir PDF

El Obispo Auxiliar de Toledo, D. Ángel Fernández Collado, mantiene un encuentro con miembros del equipo de formación y animación misionera del Instituto Español de Misiones Extranjeras

La Delegación Diocesana de Misiones de Toledo y el Instituto Español de Misiones Extranjeras unidos en el trabajo para la acción misionera de la Iglesia

El Delegado de Misiones de Toledo, Jesús López Muñoz, ha manifestado la disposición de la Delegación Diocesana de Misiones de Toledo para mantener la colaboración que fomente la labor de los misioneros del IEME, como sacerdotes diocesanos que son, profundizando en la comunión con las “Iglesias de destino y de origen”.

Delegación de Misiones de Toledo, 31 de marzo de 2014

Conscientes de la importancia de la animación misionera para la vida de las Iglesias Locales, la Delegación de Misiones de Toledo y el Instituto Español de Misiones Extranjeras (IEME) han mantenido un encuentro en Toledo con el objetivo de compartir línea de trabajo y acción misionera para la Iglesia.

Labor misionera compartida que queda plenamente manifestada en las palabras del Papa Francisco, en la Exhortación Apostólica “Evangelii Gaudium”, cuando afirma que “la salida misionera es el paradigma de toda obra de la Iglesia”, según recordó Jesús López, Delegado de Misiones de Toledo, como también pusieron en común los misioneros del IEME, Luis Miguel Avilés, Amadeo Puebla y Claro Jesús Díaz, que han estado desarrollando su labor misionera en los últimos años en Tailandia, República Dominicana y Nicaragua, entre otros lugares.

Jesús López ha manifestado, durante la reunión mantenida con el IEME, la disposición de la Delegación Diocesana de Misiones de Toledo para proseguir la colaboración que fomente la labor de los misioneros del IEME, como sacerdotes diocesanos que son, profundizando en la comunión con las “Iglesias de destino y de origen”.

Tanto desde el IEME como desde la Delegación de Misiones se ponen al servicio de la Misión de la Iglesia en España, que sienten con un renovado impulso desde los deseos que constantemente manifiesta el Papa Francisco, que además en una de sus intervenciones a los Obispos españoles en la visita ad Limina pidió que pusieran a sus Iglesias “en un verdadero estado de misión permanente”.

Desde los escenarios y los desafíos siempre nuevos de la misión evangelizadora de la Iglesia, en los que todos somos llamados a esta nueva “salida misionera”, los miembros del IEME fueron recibidos por el Obispo Auxiliar de Toledo, D. Ángel Fernández Collado, que mostró su afecto y compromiso por el trabajo y la acción misionera de la Iglesia y de sus agentes, quien además recordó la importancia de comunicar la misión de fortalecer e impulsando el mandato misionero en la Archidiócesis de Toledo, desde la actualización de la Misión. Fernández Collado también recordaba, en ese sentido, que la alegría del Evangelio es una alegría misionera, como destaca de igual manera el Papa Francisco.

www.misionestoledo.org

http://twitter.com/MisionesToledo

Fotografías:

  • NP IEME 1 (de dcha. a izqd.): Luis Miguel Avilés, Monseñor Ángel Fernández Collado, Amadeo Puebla, Claro Jesús Díaz https://app.box.com/s/627oe8achhzsvrvpvufr

  • NP IEME 2 (de dcha. a izqd.): Jesús López, Delegado de Misiones, Luis Miguel Avilés, Marisa López, Claro Jesús Díaz, Amadeo Puebla, Fernando Redondo https://app.box.com/s/umfndj2ajwztx62mf8ze

Última actualización el Lunes, 31 de Marzo de 2014 11:12
 

Vocaciones Nativas

E-mail Imprimir PDF

El próximo 27 de abril, se celebra en España la Jornada de Vocaciones Nativas coincidiendo con la canonización de los Papas Juan XXIII y Juan Pablo II.

 

La Jornada de Vocaciones Nativas de este año quiere recalcar que no hay misión sin misioneros. Los misioneros son imprescindibles para que el mandato de predicar el Evangelio a todo el mundo, dado por Jesús, se haga realidad. El Señor llama también en las iglesias nuevas, donde el reciente anuncio del Evangelio ha comenzado ya a dar sus frutos. Cientos de jóvenes, en los territorios de misión, han escuchado esta llamada a la vida sacerdotal o religiosa, y han seguido el ejemplo de los misioneros.

El lema de la jornada de este año subraya esta realidad, que fue también la de Juan XXIII y Juan Pablo II. Desde la llamada al sacerdocio que el Señor les hizo siendo jóvenes, se fue fraguando un camino que les conduciría a ser los sucesores de Pedro en la Iglesia. Canonizados providencialmente el mismo día en que se celebra la Jornada de Vocaciones Nativas, se convierten para nosotros en intercesores para pedir vocaciones nativas, y modelos de misioneros.

 

Misiones Toledo fomenta compromiso misionero de los jóvenes

E-mail Imprimir PDF

Miembros de la Delegación Diocesana de Misiones de Toledo han participado en el XI Encuentro Misionero de Jóvenes organizado por Obras Misionales Pontificias bajo el lema “Ayúdanos” (Hch 16, 9)

La Delegación de Misiones de Toledo fomenta el compromiso misionero de los jóvenes “como algo necesario”

El sacerdote misionero del Instituto Español de Misiones Extranjeras (IEME) Amadeo Puebla afirma que “la Iglesia es para la Misión, no la Misión para la Iglesia”, afirmando que la salida misionera es el “paradigma de toda obra de la Iglesia”, como ha destacado el Papa Francisco en la Exhortación Apostólica “Evangelii Gaudium”

Toledo, 24 de marzo de 2014

“Si el Señor te llama, atrévete, porque las dificultades nunca superan el amor y la gracia de Dios, como la vida de Cristo no fue nunca fácil”, palabras de Santiago, seminarista en China, que ha puesto en valor las otras realidades en el mundo para vivir la fe en el marco del XI Encuentro Misionero de Jóvenes de Obras Misionales Pontificias, en el que ha participado una representación de la Delegación Diocesana de Misiones de Toledo. Santiago también ha compartido su vivencia de fe, reconociendo que “nuestros hermanos de otros países también viven la misma fe que nosotros, pero de una manera distinta, con entusiasmo, lo que nos tiene que ayudar”. Desde esa ayuda, hilo conductor del encuentro de jóvenes, Santiago ha puesto en valor el esfuerzo de los misioneros, porque cuando “el Señor te llama, tú lo dejas todo y lo dejas en manos del Señor, es algo que me ha ayudado siempre” en su formación como seminarista.

Los más de 150 jóvenes de toda España recibieron otros testimonios llegados de Nigeria, por el sacerdote Kenneth Chukwuka, Iñigo Ilundain, que narró su experiencia en Sudán del Sur, y una mesa de testimonios donde se profundizó en la “Certeza de la llamada” con la participación de Alberto Lamana, misionero comboniano, Auxiliadora Nieves, matrimonio misionero, y Amadeo Puebla, sacerdote misionero del IEME, que ha afirmado que “la Iglesia es para la Misión, no la Misión para la Iglesia”, destacando que la salida misionera es el “paradigma de toda obra de la Iglesia”, como ha destacado el Papa Francisco en la Exhortación Apostólica “Evangelii Gaudium”.

José María Gil Tamayo afirma que “el cristianismo es esencialmente de calle, de mundo, de salir fuera, de buscar a otros, eso que nos dice el Papa, ¡hagan lío!”


El Secretario General de la Conferencia Episcopal Española, José María Gil Tamayo, quien ha presidido la Eucaristía de clausura del Encuentro Misionero de Jóvenes, ha destacado cómo en este encuentro “los jóvenes tratan de vivir con coherencia su vida cristiana, haciendo un acto en esta experiencia de caminar juntos para sacar un mayor sentido de la vida a través de Cristo”, porque “Jesucristo rompe las fronteras, no está limitado por el espacio, porque debemos sentir que hay gente necesitada, que posee una sed que no se puede apagar con las cosas” y destaca que en nosotros “existe un deseo de llegar a estas personas, en el que Jesús entra, entra en nuestra vida para hacernos cambiar”.

Dirigiéndose a los jóvenes, Gil Tamayo ha aseverado “tú que te has encontrado con Cristo, te ha cambiado tu vida, te descubre tus defectos, te pone ante tus deficiencias, te hace descubrir los valores que ha puesto en tu corazón y que no los estás haciendo producir, te va a llevar a ese juego de inquietud misionera que te da miedo tocar por el ambiente, por lo que digan, no quieres arriesgarte, pero debemos salir para traer a nuestros vecinos a Jesucristo”, en lo que ha descrito como “un itinerario permanente de la vocación y la misión, de la vocación con la que Jesús nos llama a un encuentro con Él y de la misión porque debemos llevar ese encuentro a los otros, porque el cristianismo no es para vivirlo uno en una intimidad cerrada, que se ha agota en una relación personal con Dios, sino que el cristianismo es esencialmente de calle, de mundo, de salir fuera, de buscar a otros, eso que nos dice el Papa, ¡hagan lío!, salir a las periferias del mundo, una Iglesia que sale a la intemperie y que sale de ella misma”.

De igual modo, el Secretario General de la Conferencia Episcopal Española, ha afirmado que “no nos podemos quedar en el caparazón, encerrados como una tortuga que progresa adecuadamente, no, lo nuestro es salir, aunque tengamos dificultades, debemos arriesgarnos”. Concluía sus palabras destacando que “Jesús nos invita a salir, a saciar la sed de Dios y de Amor que Él ha derramado en nuestros corazones”.

Fotografías (con mayor resolución):

  • Misiones 1: Mesa de testimonios de China Nigeria y Sudán del Sur, moderado por el Delegado de Misiones de Madrid, José María Calderón https://www.dropbox.com/sh/nq8fru8oewxswg1/O2v-XUJD3s/DSC_0080%20%282900x1933%29.jpg

  • Misiones 3: Fotografía de la familia misionera de jóvenes participantes en el Encuentro de OMP https://www.dropbox.com/sh/nq8fru8oewxswg1/W5PQLtSqxe/DSC_0444.JPG

  • Misiones 4: Jóvenes Misioneros, entre ellos Fernando Redondo, de la Delegación de Misiones de Toledo https://www.dropbox.com/sh/nq8fru8oewxswg1/heLkWpD-Ws/DSC_0487%20%282900x1933%29.jpg

  • Misiones 5: Intervención del Padre Miquel Laburu, Misionero Blancohttps://www.dropbox.com/sh/nq8fru8oewxswg1/rPIxSv8m0u/DSC_0349%20%282900x1933%29.jpg

Última actualización el Lunes, 24 de Marzo de 2014 12:59
 

Mons. Braulio Rodríguez, Arzobispo de Toledo, sigue al frente de la Comisión Episcopal de Misiones

E-mail Imprimir PDF

La Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal volvía a nombrar esta mañana al Arzobispo de Toledo, Mons. Braulio Rodríguez Plaza, presidente de la Comisión Episcopal de Misiones por segunda vez. Prelado de una diócesis muy misionera, con un gran número de sacerdotes diocesanos en misiones y con una misión diocesana muy activa en Moyobamba, Perú, Mons. Braulio seguirá siendo el responsable de que la Iglesia española no olvide su compromiso con la misión universal.
Madrileño, nació en Aldea del Fresno el 27 de enero de 1944. Desde 1960 realizó estudios humanísticos, filosóficos y teológicos en los Seminarios Menor y Mayor de Madrid. En 1973 se licenció en Teología Bíblica en la Universidad Pontificia de Comillas y tras dos años de estudio, de 1979 a 1981, se diplomó en Sagrada Escritura por L’École Biblique de Jerusalén. Además, en 1990, se doctoró en Teología Bíblica por la Facultad de Teología del Norte de España, sede de Burgos. Recibió la ordenación sacerdotal el 3 de abril de 1972 en Madrid y sirvió a esa diócesis durante 15 años en las parroquias de Cubas de la Sagra, San Miguel en Carabanchel y San Fulgencio. Además fue capellán de la ermita de San Isidro. Entre 1984 y 1987 fue Formador del Seminario Diocesano de Madrid.
El 13 de noviembre de 1987 fue nombrado Obispo de Osma-Soria. Recibió la ordenación episcopal el 20 de diciembre del mismo año y permaneció en la diócesis soriana hasta que fue nombrado Obispo de Salamanca el 12 de mayo de 1995. El 28 de agosto de 2002 el Santo Padre le nombró Arzobispo de Valladolid y tomó posesión de la diócesis el 13 de octubre del mismo año. El 16 de abril de 2009 Benedicto XVI lo nombró Arzobispo electo de Toledo.

 

Misionero javeriano Padre Luis Pérez regresa a la misión en Sierra Leona

E-mail Imprimir PDF

La toledana Parroquia de “El Buen Pastor”, la Delegación de Misiones del Arzobispado de Toledo y la Dirección Diocesana de Obras Misionales Pontificias han realizado un emotivo reconocimiento del misionero javeriano natural de Toledo

El misionero javeriano Padre Luis Pérez regresa a la misión en Sierra Leona

Luis Pérez, misionero natural de Toledo, ha afirmado, como recientemente señalara el Papa en su mensaje para la Cuaresma, que “la caridad, el amor es compartir en todo la suerte del amado. El amor nos hace semejantes, crea igualdad, derriba los muros y las distancias”.

Toledo, 11 de marzo de 2014. Delegación de Misiones de Toledo

Todo está preparado para la partida del Padre Luis Pérez a una nueva misión en Sierra Leona, un camino en el que ha contado con la implicación de muchos toledanos que conocen a este misionero javeriano por su vinculación con la Parroquia de “El Buen Pastor”, pero también por sus reconocidas raíces toledanas, que comparte allá donde ejerce su vocación misionera, siempre comprometido desde la invitación a la pobreza y a una vida pobre en sentido evangélico, porque “Jesucristo se hizo pobre para enriquecernos con su pobreza”.

Luis Pérez ya conoce la realidad de Sierra Leona, hace años estuvo en este país africano en el que también trabajó por la recuperación de los niños soldados, lo que provocó que fuera secuestrado por un grupo armado rebelde, que hace de su testimonio misionero un verdadero ejemplo de entrega a Jesucristo, a la Misión, a la vocación misionera. Hombre humilde y tímido, le cuesta hablar constantemente de esta experiencia, pero siempre lo hace, como acaba de recordar, por “responsabilidad” y por todos “aquellos que se han encontrado en una situación límite”, lo que le lleva a afirmar que “durante el secuestro percibí la densidad de vida que da la fe”.

Por ello, la Parroquia toledana de “El Buen Pastor” ha celebrado una Eucaristía de acción de gracias, para despedir al Padre Luis Pérez y para revitalizar el sentido misionero de la comunidad cristiana, para presentar la vocación misionera desde el testimonio y las vivencias del misionero javeriano, que estuvo acompañado por el también javeriano Jesús Morales, que acaba de regresar de Japón donde ha estado 22 años en la misión, el misionero diocesano Mariano Merchán, así como del Párroco de “El Buen Pastor”, Daniel Palomo, y del Vicario Parroquial, Antonio López – Higueras.

Padre Luis Pérez: “esta parroquia y comunidad cristiana me invitó a la misión”

La Eucaristía de acción de gracias y despedida celebrada en “El Buen Pastor”, sencilla y muy participativa, en la que el Padre Luis Pérez ha estado acompañado de amigos, familiares, vecinos y voluntarios de la Delegación de Misiones, ha resaltado la importancia de la comunidad cristiana, porque, como destaca el misionero javeriano “la que evangeliza, la que realmente incita e invita a la misión es la comunidad”, donde surgen, en definitiva, las “relaciones de fraternidad, de cercanía, de pertenencia”, cuestiones sobre las que Luis Pérez ha querido resaltar lo que significó para él el acompañamiento de sus padres y en general de esa parroquia para su formación misionera.

Pérez también hizo mención expresa a los Misioneros Javerianos, destacando que “gracias al regreso del Padre Jesús Morales, que ha estado 22 años en Japón, ahora puedo partir a Sierra Leona”, en ese sentido recordó que él optó por los javerianos porque en sus inicios vocacionales leyó una de las publicaciones de estos misioneros en la parroquia, “y lo que más me llamó la atención es que hablaban de familia, hacer del mundo una familia”, por lo que inicié el “servicio del Evangelio con los javerianos para poder ofrecer a todos la fraternidad”.

Citando la Carta a los Corintios de San Pablo, “la Caridad de Cristo nos apremia”, Luis Pérez, ha afirmado, como recientemente señalara el Papa en su mensaje para la Cuaresma, que “la caridad, el amor es compartir en todo la suerte del amado. El amor nos hace semejantes, crea igualdad, derriba los muros y las distancias”. En este sentido, y al hablar de la vida cristiana, ha recordado que son “tres patas y puntos los necesarios en esta vida”, utilizando la imagen del “único mueble que no cojea” que es el “taburete, porque, según nos enseñaron en geometría, tres puntos forman un plano”, y esos tres puntos, para él, son “el encuentro personal con Jesús, la transformación de nuestra vida en Jesús y el anuncio de esto en los demás”.

Una Iglesia que es hogar, de brazos abiertos, de perdón y misericordia, es la que se encuentra y desarrolla en el trabajo de los Misioneros Javerianos en Sierra Leona y en otros lugares del mundo, pero ante todo una misión e Iglesia que se entrega a la pobreza. “¿Qué pobreza es esta con la que Jesús libera y nos enrique?”, pregunta el Papa Francisco en su mensaje para la Cuaresma, como ha recordado Luis Pérez, y sobre ese mensaje destaca “Es precisamente su modo de amarnos, de estar cerca de nosotros, como el buen samaritano que se acerca a ese hombre que todos habían abandonado medio muerto al borde del camino”. También ha afirmado el Padre Luis que si la Cuaresma es un tiempo adecuado para despojarse, “debemos preguntarnos de qué podemos privarnos a fin de ayudar y enriquecer a otros con nuestra pobreza”.

Desde ahí, desde esa opción preferencial por los pobres y la pobreza, ha destacado que “a la misión lo que le da fundamento es que con Jesús existe la posibilidad real de un mundo mejor, de la esperanza de un mundo mejor”, por lo que desde la urgencia del Evangelio nos ofrece la manera nueva de “ser verdaderamente humanos”. El Padre Luis Pérez regresa a la misión de Sierra Leona con la seguridad que le ofrecerá una respuesta que nos hace más humanos, desde la gratuidad, desde el respeto por todas las personas y la presencia de la Caridad. Damos “sentido a la persona”, desde una misión dinámica y creativa desde la fe, ha concluido.

La Delegación de Misiones del Arzobispado de Toledo y la Dirección Diocesana de Obras Misionales Pontificias agradece la labor del Padre Luis Pérez

“Hay que aceptar a veces el riesgo de caminar con los pies cubiertos de polvo antes que no caminar por tenerlos limpios...”, con estas palabras, de Santa Teresa de Jesús, el Delegado de Misiones de Toledo, Jesús López Muñoz, ha querido manifestar su agradecimiento en nombre de la Archidiócesis de Toledo al misionero javeriano Padre Luis Pérez, porque “Luis, que además es amigo y con el que coincidí en la Parroquia “El Buen Pastor”, siempre ha sentido el coraje y la fortaleza del Evangelio para cubrir sus pies de polvo en el caminar misionero”. Además, como también ha destacado López Muñoz, “el Padre Luis Pérez siempre lleva una mochila vacía, desde que estuvo en Sierra Leona, que se va llenando de fraternidad, de todo de lo que aprende de los demás, porque tiene la capacidad de despojarse, de entrega, desde una humildad que apreciamos todos aquellos que le conocemos”.

Palabras que fueron acompañadas de la entrega de un detalle desde la Delegación de Misiones de Toledo, de una cruz para que la Archidiócesis de Toledo, en unión con los Misioneros Javerianos, siempre esté presente en Sierra Leona, por la acción, el trabajo y el testimonio del Padre Luis Pérez.

El Delegado de Misiones, que también estuvo acompañado por Francisco Villacampa, director de la Fundación EUNTES – Toledo para el Mundo, puso nuevamente la Delegación de Misiones a su disposición y a la de los Misioneros Javerianos, para contribuir en la dinamización misionera y en el trabajo común y conjunto, como se viene desarrollando en los últimos años en la Delegación, gracias a la Escuela – Taller de Evangelización Misionera y al Consejo Diocesano de Misiones. Jesús López concluyó diciendo “Luis, aquí tienes tu hogar, tu familia, tus amigos, nos sentimos honrados porque realmente eres uno de nuestros mejores embajadores de Toledo, que llevas el mejor mensaje que poseemos: a Jesucristo y el Evangelio”.

Fotografías (enlace con mayor resolución de las imágenes https://www.dropbox.com/sh/yldq0o9661i7fqg/GlwOUx5TNY )

 

LA PARROQUIA DE MORA CELEBRA EL DIA DE HISPANOAMÉRICA

E-mail Imprimir PDF

     Fiel a su tradición anual, la Iglesia de Dios en España ha celebrado el pasado dos de marzo el Día de Hispanoamérica. Día dedicado especialmente a rezar por las Misiones y Misioneros de allí, a intensificar los vínculos que unen a España con Hispanoamérica y a fortalecer la comunión evangelizadora de sus Iglesias.

     Éste año la celebración ha estado marcada por el hecho inédito de la presencia del primer Papa venido del Nuevo Mundo Americano, fruto de la gracia de la Evangelización. El lema de este año ha sido “La alegría de ser misionero”.

            La Delegación Diocesana de Misiones de Toledo, como cada año, invita a todas las Parroquias de la Diócesis a celebrar las Eucaristías de ese domingo especialmente. Por este motivo la Parroquia de Mora ha querido sumarse a ésta celebración en la Eucaristía Dominical que se celebra en la Capilla de la Residencia de Ancianos. Participaron en la misma un grupo de Inmigrantes Hispanoamericanos residentes en Mora que quisieron sumarse a la celebración en sus distintos momentos, así como varias personas pertenecientes al Grupo de Animación Misionera de Toledo.

Una de ellas, Doña Carmen Llorente, Misionera en Perú, Diócesis de Lurín, durante los veranos de casi veinte años, explicó su Testimonio y Experiencia Misionera. Destacó que las personas que apoyan en periodos reducidos de tiempo a los auténticos misioneros, que son quienes están en los territorios de misión trabajando cada año, sienten que más que ir a Evangelizar, son evangelizados. Dijo que ella misma podía dar el testimonio de que la mejor noticia que podía llevar, y que no había encontrado otra mejor, era que ciertamente Jesucristo es la Salvación. Transmitió cómo en su trabajo con los pobres ha podido descubrir la presencia de Jesucristo. Ver como se puede llegar a resolver problemas de salud, vivienda, etc. con un presupuesto alto, cuando no tenía apenas recursos económicos, llegando a subsanar, en justicia lo que les corresponde a los pobres. Expresó la alegría que se siente al llevar la Buena Noticia de Jesucristo a las personas que no saben nada de Él o ya se les ha olvidado, recordando el lema de este año “La alegría de ser misionero”. Recordó que era un día especialmente dedicado a rezar por los Misioneros y las Misiones de Hispanoamérica.

            Por otra parte el Sacerdote celebrante anunció que desde esta Eucaristía que celebramos en Mora nos unimos a nuestro Arzobispo D. Braulio Rodríguez Plaza que celebra al mismo tiempo la Eucaristía por Hispanoamérica a nivel nacional en la Parroquia de los Sagrados Corazones de Madrid.

            Llegado el momento del Ofertorio, se ofrecieron frutas queriendo representar la riqueza y exuberancia de Hispanoamérica pidiendo saber agradecer los dones recibidos y ser responsables en su justo reparto. Así como el Pan y Vino que se transforman en el Cuerpo y Sangre de Cristo.

    

            Ya en las preces se Pidió por el Papa Francisco, los Obispos y Presbíteros. Por la Iglesia de América. Para que surjan nuevos Misioneros y para que llegue la paz a todos los corazones de Hispanoamérica, especialmente en Venezuela.

            Terminó la Eucaristía con un ambiente de cordialidad y alegría entre todos los participantes en la misma, y experimentando “La alegría de ser Misioneros”.


 

La única presencia católica en la ilimitada región somalí de Ogaden

E-mail Imprimir PDF

Padre Christopher Hartley Sartorios, español de 55 años de edad, misionero de la diócesis de Toledo, es el único sacerdote católico que ha llegado a la región somalí de Etiopía llamada Ogadén, donde vive desde hace 7 años, completamente solo, en la localidad de Gode, en una zona totalmente musulmana.

Durante una reciente visita a Roma, ha contado a la Agencia Fides, como comenzó su misión en ese país. “En febrero de 2007 asistí a una reunión de las Misioneras de la Caridad en Addis Abeba con la Hermana Nirmala, entonces Superior General de las Misioneras de la Caridad de la Madre Teresa, y con la Superiora Regional de Etiopía”, dice el padre Sartorios. “Yo me había propuesto ir a cualquier lugar del mundo donde las religiosas no tuviesen una casa porque no tenían sacerdote. Estando ante un gran mapa de Etiopía, donde estaban marcadas 16 casas de las Hermanas de la Madre Teresa con 100 hermanas, me di cuenta de que, en toda la parte oriental del país, cientos de miles de kilómetros cuadrados, no había absolutamente nada. Las hermanas me dijeron que en esa región, en la frontera con Somalia, nunca ha habido presencia de la Iglesia católica, ni tampoco misioneras de su orden”.

Se trata de una zona totalmente musulmana, en su mayor parte formada por clanes nómadas de etnia somalí, dedicados casi exclusivamente a la trashumancia con sus rebaños de camellos. “Después de la conversación - continúa el misionero – me quede pensando y diciéndome a mí mismo: 'la Iglesia nunca ha llegado a la región somalí de Etiopía' Me acerque al mapa y vi que en este inmenso desierto, en la frontera con Somalia había un nombre escrito en mayúsculas, así que pensé que era la ciudad más grande y poblada, Gode, cerca de un río, el Wabi Shebele, que desemboca en el Océano Índico”. 

Así que el padre Christopher se encuentra en la región llamada Ogaden, exactamente en Gode, una pequeña ciudad con menos de 50 mil habitantes, tres cuartas partes de ellos analfabetos. “Las Misioneras de la Caridad aceptaron mi propuesta después de discutir el proyecto con el Arzobispo de Addis Abeba, Mons. Berhaneyesus Souraphiel, que me explicó con claridad que yo iba a vivir en un lugar muy peligroso y que tenía que informar a mi Obispo de Toledo, el Cardenal Antonio Cañizares, quien me dio su bendición. Ahora estoy aquí, solo, a la espera de la llegada de las Hermanas de la Madre Teresa. Casi todos los días celebro solo o con 3 o 4 personas la Misa. Estoy seguro de que el Señor ha querido que yo esté aquí porque soy sacerdote y sin sacerdote no hay Eucaristía, y donde está la Eucaristía, también está la Iglesia. Estoy en comunión con el Obispo del gigantesco Vicariato Apostólico de Harar, Mons. Woldetensay, a la que pertenece la región, a pesar de que estamos separados por más de un millar de kilómetros de arena y el sacerdote católico más cercano a esta misión se encuentra a 700 kilómetros de distancia”. 


Fuente: Agencia Fides 

http://www.fides.org/es/news/37046-AFRICA_ETIOPIA_La_unica_presencia_catolica_en_la_ilimitada_region_somali_de_Ogaden

 

Encuentro Misionero de Jóvenes 2014

E-mail Imprimir PDF

¿Qué es el Encuentro Misionero de Jóvenes?

 

Es un espacio de intercambio que pretende ayudar a los jóvenes, que suelen participar y colaborar en actividades misioneras, a profundizar en la dimensión misionera de la fe para que puedan descubrir el valor y el sentido de la vocación misionera de la Iglesia y de aquellos que son llamados a la misión.

 

¿Para quién?

 

Para jóvenes que estén interesados por la actividad misionera de la Iglesia,

Jóvenes que se están preparando para vivir la experiencia misionera en un futuro próximo,

Y para todos aquellos jóvenes a los que les llama la atención la "Misión”.

 

¿Qué queremos?

Queremos ofrecer a los jóvenes el testimonio de misioneros que un día sintieron la llamada y que ahora anuncian a Jesús en situaciones muchas veces de conflicto.

Queremos ayudar a los jóvenes a profundizar en su compromiso misionero.

Queremos dar la oportunidad a los jóvenes de compartir sus vivencias con otros jóvenes.

 

¿Cuándo se celebrará el próximo?

Estamos preparando el próximo Encuentro Misionero de Jóvenes para los días del 21 al 23 de marzo de 2014.

 

Descargar el programa

Descargar ficha de inscripción


Si quieres recibir información o apuntarte puedes mandar un mail a 
Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla


 

Delegación de Misiones de Toledo participa en Jornada Formación OMP

E-mail Imprimir PDF

Más de 140 voluntarios y empleados de OMP participan en las XI Jornadas de Formación que presentan los “territorios de Misión” de “Asia y Oceanía”

El Arzobispo de Toledo agradece el trabajo de los empleados y voluntarios de Obras Misionales Pontificias: “¡cuánto bien se hace sin que se conozca!”

Don Braulio Rodríguez Plaza, Arzobispo de Toledo y Primado de España, Presidente de la Comisión Episcopal de Misiones y de Cooperación con las Iglesias, también ha señalado que “la perfección de nuestros ojos europeos necesita descentrarse”

Toledo, 22 de febrero de 2014

La Delegación de Misiones de Toledo ha participado un año más en las jornadas de formación para empleados y voluntarios de Obras Misionales Pontificias, que en esta ocasión ha centrado su mirada en Asia y Oceanía como Territorios de Misión. Unas jornadas que han estado presididas por el Arzobispo de Toledo y Primado de España, D. Braulio Rodríguez Plaza, como presidente de la Comisión Episcopal de Misiones y de Cooperación con las Iglesias, que ha contado con la presencia del Prefecto apostólico de Battambang (Camboya), Monseñor Kike Figaredo, y del Director Nacional de OMP, D. Anastasio Gil.

Monseñor Braulio Rodríguez, acompañado también por el Delegado de Misiones de la Archidiócesis de Toledo, D. Jesús López Muñoz y por un grupo de voluntarios y misioneros de Toledo, ha agradecido el trabajo que desarrollan todas las personas involucradas en la pastoral misionera, destacando las palabras del Papa Francisco en la Exhortación Apostólica “Evangelii Gaudium” (La alegría del Evangelio), que señala, entre otras cuestiones, la transformación misionera de la Iglesia, y de manera particular en el número 24 afirma que “La Iglesia en Salida es la comunidad de discípulos misioneros que primerean, que se involucran, que acompañan, que fructifican y festejan”. Rodríguez Plaza también destaca que “transmitir la fe en una iglesia misionera será por mucho tiempo nuestro más formidable desafío y prueba de si nuestro seguimiento de Cristo es real o ficticio”.

En relación con la temática de las jornadas, el Arzobispo toledano también ha afirmado que “la perfección de nuestros ojos europeos necesita descentrarse”, añadiendo, sobre el trabajo de las OMP y de sus equipos de voluntarios y empleados, “¡cuánto bien se hace sin que se conozca!”.

Monseñor Kike Figaredo, Prefecto apostólico de Battambang (Camboya) también ha agradecido el “apoyo anímico, espiritual y económico de los amigos en la retaguardia”, porque “lo que hacemos en las misiones es gracias a vosotros”. Sobre las misiones, destaca que “Dios ya estaba allí, Dios llega antes que los misioneros, así lo experimente al llegar a Camboya”, pero que “vamos a descubrirlo, a encontrarlo”, por lo que “no podemos dejar pasar el momento”. Figaredo también ha explicado su trabajo en Camboya, donde “la mayoría de las personas son jóvenes, en un mundo en cambio y lleno de contradicciones”, que invitaba a conocerlo.

Figaredo, al que también se le conoce como el “obispo de la sillas de ruedas”, a lo que también aseveró “me conocen como el obispo de las silla de ruedas, porque me preguntan por eso en los medios de comunicación, pero no preguntan por cuánta gente bautizo”. En ese sentido, dio a conocer su trabajo con discapacitados, afirmando que “fe y caridad con discapacitados van unidas no por estrategia de la Iglesia sino porque así es en el Evangelio, somos fermento”, además explicó el motivo por el que su cruz pectoral es un Cristo mutilado, señalando que es el “sufrimiento asumido por Cristo, el de Cristo que acoje y el Cristo incompleto, es el Cristo misionero”. Dirigiéndose finalmente a los voluntarios y empleados de OMP les pidió que también aquí “tenemos que ser amigos de los pobres”.

La Delegación de Misiones de Toledo, “hogar de acogida para los misioneros”

Durante las diferentes intervenciones realizadas por los servicios diocesanos de Cooperación Misionera, la Delegación de Misiones de Toledo presentó su experiencia sobre el acompañamiento de los misioneros regresados. La secretaria de la Delegación de Misiones, Marisa López Sánchez, fue la responsable de transmitir cómo en Toledo la Delegación de Misiones es el “hogar de acogida para los misioneros”, porque los que en ella trabajan y colaboran “están al servicio de los misioneros, para escuchar, acompañar y facilitar lo que necesiten”. Presentó igualmente las actividades y realidades en las que son incorporados los misioneros que regresan, ademá de recordar que en este año se celebra el XX Aniversario de la Diócesis de Lurín y el X Aniversario de la Prelatura de Moyobamba, ambas en Perú, en sus relaciones misioneras con la Archidiócesis de Toledo.

Concluyó la intervención recordando que “la carta de presentación de la Delegación de Misiones es la vida de los misioneros” ya que “ellos nos ayudan a vivir la misión en nuestra vida y en la vida de la Iglesia”.

Fotografías ( https://app.box.com/s/4w5r4foj5b53ddnh5hne ):

  • OMP1: El Arzobispo de Toledo, D. Braulio Rodríguez Plaza, ha presidido la Eucaristía de las Jornadas de OMP, acompañado por Monseñor Kike Figaredo, el Delegado de Misiones de Toledo, D. Jesús López Muñoz, y el misionero del IEME en Tailandia, y natural de Villafranca de los Caballeros (Toledo), D. Luis Miguel Áviles

  • OMP2: En la inauguración de la Jornada, de izquierda a derecha, D. Luis Miguel Áviles, Monseñor Kike Figaredo, Monseñor Braulio Rodríguez, D. Anastasio Gil.

  • OMP3: El Arzobispo de Toledo, D. Braulio Rodríguez Plaza, y Monseñor Kike Figaredo

  • OMP4: Marisa López Sánchez, secretaria de la Delegación de Misiones de Toledo, presenta el “acompañamiento de los misioneros regresados” junto al Arzobispo de Toledo

  • OMP5: Voluntarios y empleados de OMP de Toledo, Ciudad Real y Lleida junto a Monseñor Kike Figaredo

  • OMP6: Arzobispo de Toledo, D. Braulio Rodríguez Plaza, y Monseñor Kike Figaredo, junto a Fernando Redondo, responsable de comunicación de la Delegación de Misiones de Toledo

Última actualización el Martes, 25 de Febrero de 2014 07:19
 


Página 1 de 13